La Ley sobre la finura de los bienes de oro y plata se emitió en 1884 y entró en vigor en 1888. Regula la finura permisible que deben tener los cubiertos de oro o plata para ser marcados (distintivos) como tales. Aparte de enmiendas menores, la ley ha estado en vigor desde su promulgación. Se especifica que solo los bienes con una finura de al menos 585 “mil partes” de oro y 800 mil partes de plata deben cumplir.